Ante un mundo en crisis, la filosofía aporta también la posibilidad de descubrir qué partes en nosotros son estables,

fiables, sólidas para apoyarnos en ellas en estos momentos de incertidumbre, y qué otras partes no son buenos asideros por ser mudables y efímeras. En definitiva, el camino para alcanzar un estado de equilibrio del todo necesario, sin entrar en juicios de valor sobre qué es lo bueno y qué es lo malo en sí.

De esto, y más cosas relacionadas con la crisis, trataremos en el taller de filosofía.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar