maestroespadaport

El gran Maestro del sable, Tajima no Kami, enseñaba su arte al shogun (gobernador imperial). Un día, uno de los guardias personales del shogun fue a verle para estudiar el manejo del sable bajo su dirección.

- Según puedo juzgar -dijo Tajima-, usted es un Maestro en este arte. Dígame, se lo ruego, ¿de qué escuela procede? -Estoy desolado, nunca he aprendido en ninguna escuela -respondió el guardia.

¡Usted se burla de mí! No me cuente historias, yo sé lo que digo y poseo un gran conocimiento de los hombres. - Lamento poner en juego su reputación, pero le aseguro que nunca he aprendido el manejo del sable bajo la dirección de un Maestro, y además le confieso que no conozco mucho sobre este arte. Necesito un aprendizaje técnico.

La seguridad del visitante hizo reflexionar al Maestro por un momento. Después añadió:

- Puesto que usted lo dice, será verdad. Pero persisto en creer que usted es Maestro en algo. No sabría decir en qué.

- Bueno, ya que insiste, le diré lo siguiente: cuando yo era niño me vino la idea de que un samurai no debía tener miedo a la muerte en ninguna circunstancia, y desde esta época no he dejado de ser íntimo con la idea de la muerte. Hoy, el problema ha cesado completamente de preocuparme. En cierto modo lo he dominado ¿Es tal vez a esto a lo que usted se refiere?

- Exactamente -exclamó Tajima No Kami-, eso es lo que quería decir. Me siento feliz de no haberme equivocado. Estar liberado del miedo a la muerte es uno de los secretos más importantes del arte del sable. He entrenado a centenares de alumnos, pero muy pocos de ellos han alcanzado realmente este grado de maestría. En cuanto a usted, usted no necesita un entrenamiento técnico, usted es ya un Maestro.

Del Libro: “El blanco invisible”

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar