lago cent

El efecto de nuestra acción individual es inmediato y acumulativo al del resto de ciudadanos.

Ahorrar electricidad

– Una bombilla de bajo consumo consume un 20% y dura ocho veces más que las normales.

– Una lámpara de bajo consumo de 11 – 15 W puede ahorrarnos hasta 68 € y evitar la emisión de casi 500 kg de CO2 a la atmósfera.

– Usar el lavavajillas y la lavadora con el máximo de su capacidad, programas cortos y con baja temperatura.

– Descongelar el frigorífico antes de que la capa de hielo supere los 3 mm de espesor. Así puede conseguirse un ahorro de hasta el 30%. Ajustar el termostato para una temperatura de 6º C en el compartimento de refrigeración y -18º C en el congelador

– Escoger electrodomésticos con elevada eficiencia energética (A-B).

– Apagar luces y electrodomésticos que no se usen.

– Aparatos en stand by también consumen.

– Cocina y horno de gas mejor que eléctricos.

– Vitrocerámica de gas mejor que la vitrocerámica de inducción, y esta, a su vez, mejor que las vitrocerámicas eléctricas normales.

Para ahorrar calefacción o climatización

– Aislar paredes para evitar pérdidas de calor.

– Doble ventana o cristal. Instalar toldos, cerrar cortinas y bajar persianas para evitar que se pierda el calor en invierno o se caliente la casa en verano.

– Programar la climatización para que no haya una diferencia de temperatura superior a los 12º C con respecto del exterior.

– Mejor el ventilador que el aire acondicionado.

– Si el aire acondicionado es imprescindible, racionalizar su uso.

– Evitar la calefacción eléctrica. Mejores sistemas de calefacción, por este orden:

- solar térmica

- biogás

- biomasa

- gas butano

- propano

- gas natural

Ahorrar agua

– Arreglar las pérdidas por goteo. Una gota por segundo supone un gasto de treinta litros diarios.

– Poner difusores de agua en los grifos.

– Ducha en lugar de baño.

– Cerrar el grifo cuando no se usa.

– No tirar desperdicios al W.C. No agotar siempre toda la cisterna.

– Usar lavavajillas y lavadoras al máximo de su capacidad.

– No descongelar alimentos bajo el grifo.

– Lavar el coche con cubo y esponja, en lugar de manguera.

– Regar las plantas de jardín o macetas sin encharcarlas. Si es posible, instalar sistemas de riego por goteo.

Extraído de:

"Guía GEA de buenas prácticas medioambientales"